Alrededor de 25.000 personas en Puerto Rico padecen de Parkinson

Alrededor de 25.000 personas en Puerto Rico padecen de Parkinson

San Juan, 11 abr.- En Puerto Rico padecen el mal de Parkinson entre 15.000 y 25.000 personas, según dijo a EFE el neurólogo Ángel Viñuela con motivo de la conmemoración hoy del día mundial de la enfermedad.

No obstante, el especialista español, residente en Puerto Rico desde el año 2007, aseguró que la cantidad de pacientes en la isla aumentará en los próximos años por contar con una población más anciana.

“Estoy seguro que aumentarán porque la población está envejeciendo. Cuanto más edad, más riesgos de desarrollar Parkinson”, sostuvo Viñuela, uno de solo cuatro neurólogos especialistas en Parkinson en Puerto Rico.

Desde que Viñuela llegó a la isla, éste trata a cientos de pacientes en diferentes centros sanitarios, incluyendo el Centro de Manatí Medical Center, al norte del territorio caribeño.

Allí, junto a su colega David Lozada y desde el año 2015, ofrecen la Terapia de Estimulación Cerebral Profunda (DBS, por sus siglas en inglés), que consiste en implantarle un dispositivo en el cerebro a los pacientes con Parkinson a través de un procedimiento quirúrgico.

Desde aquel momento al presente, Viñuela y Lozada han operado a cerca de 50 pacientes.

Se estima que más de 150.000 pacientes en el mundo se han beneficiado de la terapia del DBS.

Según Viñuela, con la DBS, la mejoría de los pacientes ha sido muy significativa en la gran mayoría de los casos, y algunos prácticamente han dejado de usar medicamentos para la enfermedad, como Levodopa, permitiéndoles volver a tener una vida normal.

Tras tratarse con la DBS, los pacientes logran períodos prolongados sin síntomas motores, les reduce la cantidad de medicación y les permite realizar tareas cotidianas, obteniendo mayor independencia y calidad de vida.

El Parkinson se caracteriza por el temblor en reposo, rigidez, pérdida de habilidad o rapidez para realizar funciones motoras, trastornos posturales y/o de la marcha.

Además, entre los síntomas no motores, están trastornos del sueño, depresión, ansiedad, problemas de memoria, dolores musculares, estreñimiento, pérdida del olfato, depresión, ansiedad, problemas urinarios, entre otros.

Ante la posibilidad de que la población con Parkinson en Puerto Rico aumente en las próximas décadas y ante falta de conocimiento de la enfermedad en Puerto Rico, Viñuela creó la Fundación Parkinson Puerto Rico.

Esta entidad sin fines de lucro busca identificar la población de pacientes de Parkinson en la isla, y conocer sus características y problemas de acceso a servicios de salud.

La Fundación tiene como objetivo fundamental mejorar la calidad de vida de los pacientes con parkinson en Puerto Rico, aumentar el conocimiento de la enfermedad, y proveer a los pacientes y cuidadores los recursos necesarios para tener una vida productiva y de calidad.

“Me preocupa que no haya en Puerto Rico suficientes médicos con conocimientos específicos sobre la enfermedad y que esos pacientes no reciban el tratamiento correcto”, indicó Viñuela.

El médico dijo que para la Fundación Parkinson Puerto Rico espera reunir a otros especialistas, como gastroenterólogos, psiquiatras, fisiatras y otros quienes también pueden ayudar a los pacientes en tratar la condición.

“En los primeros años de la enfermedad los síntomas del paciente y los datos del examen neurológico pueden ser muy similares a los de otras enfermedades llamadas parkinsonismos. Por eso es muy importante ser evaluado por un neurólogo especialista en la enfermedad”, explicó Viñuela.

“Aunque no se sabe con exactitud qué provoca el parkinson, se cree que es una combinación de una predisposición genética y factores ambientales a los que todos nos exponemos en nuestra vida diaria”, dijo.

El galeno aseguró además que en Puerto Rico, el número de personas con parkinson aumentará en próximos años debido al envejecimiento de la población.

Además, los pacientes ancianos que viven en las zonas rurales de la isla son el grupo más vulnerable, especialmente después del paso del huracán María, ya que su red de apoyo social y familiar se ha reducido drásticamente tras el éxodo masivo de puertorriqueños a los Estados Unidos.

“Algo fundamental para que un paciente con parkinson no empeore, es hacer ejercicio y socializar. Tengo pacientes que no tienen a casi nadie a su alrededor y la enfermedad les empeora, se deprimen y sus problemas de memoria empeoran”, afirmó.

El Parkinson es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en el mundo, afectando aproximadamente a 6,3 millones de personas.

El organismo estima que el número total de pacientes se duplicará para el año 2030. EFEUSA

of-USA

Facebook Comments