Cientos pacientes de diálisis P.Rico fueron trasladados a EEUU por ciclones

Cientos pacientes de diálisis P.Rico fueron trasladados a EEUU por ciclones

San Juan, 17 abr.- Como consecuencia de los huracanes Irma y María más de 600 pacientes de diálisis se relocalizaron en Estados Unidos y según el conteo más reciente previo al huracán, para agosto de 2017 en Puerto Rico había cerca de 6.100 casos de fallo renal en diálisis.

La mayoría fueron trasladados al estado de Florida.

Así lo informó hoy el Consejo Renal de Puerto Rico (CRPR) quien indicó que ha trabajado “sin descanso” para atender las necesidades de los 6.000 pacientes renales de las Islas Vírgenes y Puerto Rico.

Los servicios ofrecidos a la población renal en el manejo de la emergencia y la magnitud de las tareas nunca antes realizadas han estado destinadas a salvar vidas y velar por el bienestar de los pacientes, recordó el CRPR.

Esto ha incluido desde boletines informativos, pasaportes renales, medicamentos inmunosupresores, actualización de mapas, talleres educativos, atención médica y nutricional, colaborar en el proceso de relocalización de pacientes a unidades de diálisis operantes, y proveer alimentos y bultos con artículos de primera necesidad hasta coordinar transportación y traslados de pacientes en y fuera de Puerto Rico, entre muchos otros.

La contribución del CRPR ha sobrepasado los 650.000 dólares.

Por otro lado, destacaron que siete meses después del huracán muchos continúan sin servicio de electricidad -aunque se dializan en el hogar- y los pacientes de la isla municipio de Vieques necesitan viajar en avión tres veces en semana para garantizar su acceso a tratamiento.

“Por estas y muchas otras situaciones que impactan la calidad de vida de los pacientes renales, la transición entre la etapa de respuesta y recuperación aún no concluye para la comunidad renal. Son muchos los retos que aun enfrentan los pacientes de diálisis”, indicó la CRPR.

El Departamento de Salud confirmó lo complejo de la situación de los pacientes de diálisis, en especial los de Vieques, y reveló que ha estado trabajando con el Consejo Renal y las unidades de diálisis para buscar alternativas que ayuden a restablecer el servicio de tratamiento lo antes posible en la Isla Nena.

Entre las situaciones de más impacto a los pacientes renales caben destacar el traslado de enfermos a Estados Unidos, las unidades inoperantes, el impacto en la salud mental y emocional, la nutrición y el acceso a tratamiento y medicamentos, y la situación de los pacientes de Vieques.

Además, tras el huracán, el número de mortalidad de pacientes en diálisis se mantuvo en la cifra habitual de 3 a 4 muertes por día.

María ayudó a visibilizar una situación que ya estaba presente.

Previo a María, Puerto Rico contaba con un total de 47 unidades de diálisis.

Un total de 5 cesaron operaciones luego del azote del huracán y poco a poco han regresando a sus funciones regulares.

Al día de hoy permanecen cerradas dos unidades: Canóvanas y Vieques. EFEUSA

of-USA

Facebook Comments