EEUU señala a Irán como “principal Estado patrocinador del terrorismo”

EEUU señala a Irán como “principal Estado patrocinador del terrorismo”

Washington, 19 jul.- Estados Unidos aseguró hoy que Irán siguió siendo “el principal Estado patrocinador del terrorismo en 2016” e incluyó a ese país en una lista que supone la imposición de sanciones y en la que la nación persa se encuentra desde hace décadas junto a Siria y Sudán.

El informe anual sobre terrorismo en el mundo, publicado hoy por el Departamento de Estado, no presenta cambios en su lista de Estados patrocinadores del terrorismo, de la que Cuba fue sacada en 2015 y no ha vuelto a ser incluida por el Gobierno de Donald Trump, pese a su retórica más dura hacia la isla.

Irán lleva más de tres décadas, desde 1984, en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo del Departamento de Estado, que supone la imposición de sanciones como la prohibición de la venta y exportación de armas y un veto a la ayuda económica.

“Irán siguió siendo el principal Estado patrocinador del terrorismo en 2016, y los grupos que apoya mantuvieron su capacidad de amenazar a los intereses de EEUU y sus aliados”, indica el informe, el primero que se emite bajo el Gobierno de Trump, que ha sido muy crítico con Teherán.

Las fuerzas Quds, la unidad de elite y de operaciones internacionales de la Guardia Revolucionaria iraní, “junto con socios y aliados de Irán, siguieron teniendo un papel desestabilizador en conflictos militares en Irak, Siria y Yemen”, señala el documento.

Teherán siguió “reclutando a combatientes de toda la región para unirse a milicias chiíes implicadas en combates en Siria e Irán”, así como financiando a Hizbulá y trabajando con esa organización a favor del régimen sirio de Bachar al Asad en la guerra civil.

Estados Unidos también destaca el apoyo iraní a “Hamás y otros grupos terroristas palestinos”, además de a “grupos chiíes militantes en Baréin” y a organizaciones radicales de la misma confesión en Irak.

Como patrocinador del terrorismo repite también Siria, que se encuentra en la lista desde 1979, porque Al Asad “continuó su apoyo político y militar a varios grupos terroristas que afectan a la estabilidad de la región”, y “su relación con Hizbulá e Irán se fortaleció en 2016”, que lo ayudaron a retomar el este de Alepo.

Sudán, que fue incluido en la lista de patrocinadores del terrorismo en 1993, vuelve a aparecer en ella pero la justificación que ofrece el Departamento de Estado es más débil que en años anteriores, lo que podría apuntar a un posible debate en el Gobierno de Trump para retirar a la nación africana del listado.

El informe afirma que “combatir el terrorismo es hoy una prioridad para Sudán” y coopera con Estados Unidos para ese fin, y además no hubo “indicaciones de que el Gobierno sudanés tolerara o asistiera a organizaciones terroristas dentro de sus fronteras en 2016”.

Trump planea decidir para octubre si levanta permanentemente una serie de sanciones financieras impuestas hace dos décadas a Sudán, aunque esa decisión no afectaría a su inclusión en esta lista del Departamento de Estado, que supondría un proceso separado.

Cuba fue retirada en 2015 de la lista y vuelve a quedar fuera este año, y además el Departamento de Estado no incluye ninguna referencia a la isla en su apartado dedicado a las actividades terroristas en Latinoamérica. EFEUSA

of-am

Facebook Comments