Fracasa última alternativa de Donald Trump para derogar el Obamacare

Fracasa última alternativa de Donald Trump para derogar el Obamacare
John McCain.

Washington, 28 jul.- La última alternativa del liderazgo republicano del Senado de EEUU para tratar de cumplir la promesa del presidente Donald Trump de derogar Obamacare, la reforma de salud de Barack Obama, fracasó hoy de nuevo por el voto de rechazo de tres senadores conservadores, entre ellos John McCain.

McCain, diagnosticado recientemente con un cáncer cerebral, se unió a otras dos senadoras republicanas y a todos los demócratas para tumbar la propuesta, que recibió 51 votos en contra y 49 a favor.

En la víspera, republicanos del Senado de EE.UU. publicaron el texto de su última alternativa para tratar de derogar Obamacare, la reforma de salud del expresidente Barack Obama, antes de comenzar un debate y votación que se puede prolongar hasta el viernes.

La propuesta, bautizada como “skinny bill” o “ley flaca” porque solamente se someterán a votación enmiendas en los pocos aspectos en los que hallen consenso, fue presentada por el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitchell McConnell.

El Senado aprobó este martes por la mínima iniciar un nuevo procedimiento legislativo para mantener vivo el debate sobre el futuro de la ley sanitaria, una pequeña victoria para el presidente Donald Trump cuando parecía todo perdido.

Tras ese primer paso, se sometieron a votación dos proyectos legislativos, uno que contemplaba la derogación de Obamacare y un plan de sustitución; y otro que simplemente acababa con gran parte del sistema actual de salud y daba dos años de margen para crear una alternativa. Ninguno de ellos prosperó.

Así que la “ley flaca” que se votará en las próximas horas se ha convertido en la última opción de Trump para cumplir su promesa de campaña de desmantelar Obamacare.

Esa “ley flaca” terminaría con la obligatoriedad de contar con un seguro médico y el riesgo de enfrentar una multa si no se tiene, una de las cláusulas más impopulares de la reforma de salud promulgada por Obama en 2010.

Pero, además, la “ley flaca” dejaría sin fondos federales a la organización para los derechos reproductivos “Planned Parenthood” y daría a los estados flexibilidad en el cumplimiento de algunas de las protecciones garantizadas por Obamacare.

Según los cálculos de la Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés), la “ley flaca” dejaría sin seguro médico a 16 millones de personas.

Con los demócratas opuestos en bloque, varios senadores republicanos también han mostrado objeciones ante el nuevo texto, pero parecen estar dispuestos a votar a favor para abrir una ronda de negociaciones con la Cámara de Representantes, que aprobó su propia propuesta sanitaria en mayo pasado.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, expresó hoy en un comunicado la voluntad de negociar con el Senado para producir una ley que pueda ser firmada por Trump. EFEUSA

of-USA

Facebook Comments