Hispanos se tratan menos la depresión y prefieren psicoterapia que medicinas

Hispanos se tratan menos la depresión y prefieren psicoterapia que medicinas

Los Ángeles (CA), 10 feb.- Los latinos son el 30 % menos propensos que los blancos no hispanos a tratar la depresión, y sólo una tercera parte de estos pacientes comienzan tratamiento, según un informe.

El estudio, a cargo de Kaiser Permanente, también halló que la mayoría de latinos, afroamericanos y asiáticos prefiere comenzar su tratamiento con psicoterapia y no con medicación

El análisis “suministra nueva evidencia importante acerca del alcance actual del problema para los sistemas de salud líderes del país que están tratando de mejorar la atención de la depresión entre los cuidados primarios”, anotó Beth Waitzfelder, autora principal del estudio.

Aunque Waitzfelder señaló que incluir una prueba de depresión en los exámenes de atención básica “es un paso positivo para mejorar la detección, el tratamiento y los resultados”, se necesita un esfuerzo específico para que los pacientes inicien sus tratamientos.

El análisis encontró que de más de 240.000 pacientes que recibieron un diagnóstico nuevo de depresión en la evaluación básica de salud sólo el 35,7 % inició el uso de medicación antidepresiva o psicoterapia en los 90 días siguientes al diagnóstico.

El estudio, a cargo del Centro para la Investigación de Salud de Kaiser Permanente, utilizó la información de cinco grandes sistema de atención de salud entre 2010 y 2013.

Destacó que más del 80 % de los pacientes en general que iniciaron su tratamiento “prefirieron la medicación a las sesiones de psicoterapia”.

Esto según el reporte es “un importante recordatorio de que los proveedores y organizaciones de servicios de salud necesitan considerar las preferencias de los pacientes al desarrollar estrategias y recomendaciones sobre tratamientos”.

“Necesitamos una mejor comprensión del paciente y otros factores que influyen en el inicio del tratamiento”, concluyó Waitzfelder.

El informe además precisó que los episodios graves de depresión le cuestan al país 210.000 millones de dólares anuales, lo que hace doblemente importante que aquellos que estén diagnosticados inicien el tratamiento. EFEUSA

of-USA

Facebook Comments