NUEVA YORK: Anulan sentencias a dos hombres por delitos que no cometieron

NUEVA YORK: Anulan sentencias a dos hombres por delitos que no cometieron
VanDyke Perry y Gregory Counts

NUEVA YORK (EFEUSA).- La fiscalía de Manhattan anuló las sentencias a dos hombres afroamericanos que hace casi treinta años fueron hallados culpables de secuestro, violación, sodomía y posesión de un arma, delitos que no cometieron.

En marzo de 1992 VanDyke Perry y Gregory Counts, entonces de 21 y 19 años, fueron hallados culpables basados sólo en el testimonio de la presunta víctima, quien alegó que tres hombres negros habían cometido el delito.

De acuerdo con la fiscalía, la mujer fue hasta una patrulla y le aseguró a los policías, en enero de 1991, que había sido violada por tres hombres, a los que identificó, mientras le preguntaban el paradero de su novio, quien presuntamente les debía dinero.

Poco tiempo después Perry y Counts fueron arrestados y el testimonio de la mujer fue la única evidencia en el juicio, tras el cual, en marzo de 1992, Perry fue condenado a cumplir entre 7 y 14 años de cárcel y Counts entre 8 y 24 años.

Perry salió de prisión en noviembre de 1992 mientras que Counts quedó en libertad en agosto del año pasado, tras haber permanecido recluido durante 25 años.

En el 2014 el Proyecto Inocencia inició una investigación, por pedido de Counts, y solicitó hacer pruebas de ADN, que no estaba disponible en 1990, a la evidencia que fue presentada durante el juicio. El resultado arrojó que el ADN pertenecía a un hombre que murió en el 2011.

El Programa de Integridad de Sentencias de la fiscalía de Manhattan se unió a la investigación. El pasado mes, la presunta víctima confesó que su novio la presionó para acusar falsamente a Perry y a Counts y que la violación nunca ocurrió.

Counts señaló hoy, tras una audiencia en la que un juez les exoneró de los cargos, que pudo haber salido de prisión mucho antes, bajo libertad condicionada, pero ello requería que entrara a un programa en la cárcel para ofensores sexuales.

Indicó que se negó a ello porque sabía que era inocente.

Tras salir de prisión Perry se fue de Nueva York a la costa oeste porque quería dejar atrás ese incidente.

“Esta es una tragedia para todos los involucrados. Dos neoyorquinos fueron privados erróneamente de su libertad durante la plenitud de su vida por un crimen que no cometieron”, indicó el fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, en un comunicado.

Facebook Comments