NUEVA YORK: Líderes piden detener eliminación camas área psiquiátrica Prebisteriano

NUEVA YORK: Líderes piden detener eliminación camas área psiquiátrica Prebisteriano
Marisol Alcántara

NUEVA YORK.- La senadora estatal Marisol Alcántara, la asambleísta del Distrito 72 Carmen De La Rosa, junto la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York (NYSNA), y otros líderes electos, piden vía carta pública al director del NewYork–Presbyterian Hospital, detener la eliminación de 30 camas para pacientes Psiquiátricos y denuncian el impacto negativo que esta decisión tendría en la comunidad del alto Manhattan y El Bronx.

En una carta dirigida al Dr. Ann M. Sullivan, comisionada de la Oficina de Salud Mental (OMH) del estado de Nueva York, Alcántara, la asambleísta De La Rosa y otros líderes electos, explican el impacto negativo que esta medida tendría en los pacientes con necesidades de atención en la salud mental en el área psiquiátrica.

A continuación el texto de la carta:

“Estoy decepcionada por la decisión del New York Presbyterian de cerrar las 30 camas en la unidad psiquiátrica del Allen Hospital en alto Manhattan. Hoy más que nunca, nuestra comunidad necesita acceso a los servicios de salud mental. Como he dicho una y otra vez, seguimos enfrentando los desafíos relacionado con la salud mental, la cual tienen un gran  impacto en la comunidad latina. Las latinas tienen la tasa más alta de suicidio en nuestro estado, y como una orgullosa latina, continuaré luchando para aumentar el acceso a los servicios de salud mental. Por esta razón, mi colega la asambleísta De La Rosa y yo hemos pedido a varios de nuestros colegas en el gobierno que firmen una carta que hemos enviado a la Oficina de Servicios de Salud Mental del Estado de Nueva York para detener el proceso de solicitud de revisión para presbiterianos de Nueva York. Donde piden cerrar las 30 camas en el Allen Hospital. Continuaremos luchando contra este asunto hasta que se haga justicia “, dijo la senadora Estatal Marisol Alcántara.

“No es un secreto que los servicios de salud mental en nuestra comunidad son escasos y necesitan mejorarse, no eliminarse. Enterarme que New York Presbyterian solicitó que se retiren 30 camas de la Unidad de Psiquiatría del Allen Hospital es impactante. Considerando el hecho de que este centro atiende a los residentes del norte de Manhattan y El Bronx quienes realmente necesitan que estos servicios permanezcan intactos. Este hospital se encuentra muy cerca del Puente GW, lugar frecuentado por personas que intentan suicidarse por enfermedades mentales. La salud mental está a la vanguardia de las prioridades en mi agenda, para lo cuál continuaremos trabajando incansablemente con defensores y los grupos comunitarios para expandir los recursos, no para limitarlos. En una carta conjunta con la senadora Alcántara, pedimos a otros funcionarios electos unirse a nosotros para instar a la Oficina de Servicios de Salud Mental de NYS, rechazar este proceso de eliminación. Nos oponemos a esta solicitud y esperamos mejores alternativas en beneficio de los necesitados en el servicios de salud mental en nuestras localidades”, dijo la asambleísta Carmen De La Rosa.

“Es preocupante que el New York Presbyterian solicite una reducción en las camas psiquiátricas. Es una dirección equivocada de los servicios de salud mental en el norte de Manhattan”, expresó la presidenta del condado de Manhattan, Gale A. Brewer.

“El New York Presbyterian Hospital debe reconsiderar su decisión de eliminar 30 camas de su unidad psiquiátrica. Nuestra salud mental es tan importante como nuestra salud física, y debemos hacer más para alentar a las personas a buscar servicios de salud mental cuando los necesiten. Esta unidad brinda servicios críticos de salud mental a la gente de El Bronx y el Alto Manhattan y debe preservarse, si no ampliarse, en lugar de reducirse “, dijo el presidente del condado de Bronx, Rubén Díaz Jr.

“La importancia de los servicios de salud mental se ha vuelto más prominente últimamente en las noticias, más en esta cultura contemporánea. Parece un paso inoportuno que dejará a una población históricamente desfavorecida en una situación desesperada. Deberíamos fortalecer y empoderar a la comunidad atendida por Allen Hospital mientras buscan la atención que realmente necesitan. Debemos llegar a la negociación y encontrar una solución que beneficie a todos y mejore la comunidad circundante “, dijo el concejal Ydanis Rodríguez.

“Estas camas son fundamentales para la gestión de la atención de la salud mental en el Alto Manhattan. Es inaceptable que los pacientes y sus familias escuchen que tendrán que viajar fuera de la ciudad para recibir los servicios. Los hospitales privados, que reciben fondos de la red de seguridad del gobierno estatal y federal, continúan incumpliendo su deber de brindar atención crítica a todos los pacientes, en particular a aquellos que padecen problemas de conducta. Imploro a New York Presbyterian que detenga la eliminación de estas camas y busque una solución que priorice a la comunidad “, dijo la concejal de la Ciudad de Nueva York Carlina Rivera, quien preside el Comité de Hospitales del Consejo

“Como presidente del Comité sobre Salud Mental, Discapacidades y Adicciones del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, estoy profundamente preocupado por el plan del New York-Presbyterian de reducir las camas en el área psiquiátrica para pacientes internados. Los recursos para abordar enfermedades mentales graves son limitados y no podemos permitirnos perder estos servicios de salud cruciales en nuestra comunidad. Los neoyorquinos que viven con enfermedades mentales merecen ser prioridad, por lo que me uno a mis colegas para pedirle a New York-Presbyterian que reconsidere su decisión “, dijo la concejal Diana Ayala, distrito 8.

“Si esta unidad de salud mental cierra sus puertas, las personas irán a las salas de emergencia, y eso es un tratamiento a corto plazo. Es una solución temporal: no trata la raíz del problema. Sin acceso adecuado a la atención, las personas con enfermedades mentales graves pueden caer en la depresión y convertirse en suicidas. Pueden automedicarse, perder sus trabajos, sus hogares, sus familiares y amigos, y pueden terminar en las calles. Esto es una crisis “, dijo Anthony Ciampa, RN en New York-Presbyterian Hospital y miembro de la Junta de NYSNA.

“Me preocupa lo que pasaría en esta área si se cierra la unidad 3 RE. La adicción a los opiáceos y la violencia de personas que requieren nuestro tipo de atención son posiblemente los dos mayores problemas en nuestro país. Si nuestra unidad cerró algunos de los pacientes más enfermos y violentos estaría vagando por estas calles. No es un riesgo que valga la pena correr “, dijo Joseph Streva, RN, Allen Hospital, Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York.

Entre los firmantes están, Gale Brewer, Presidente de el Condado de Manhattan, Rubén Díaz, Jr. Presidente de el Condado de el Bronx, el Concejal Mark Levine, la Miembro del Consejo de la ciudad  Diana Ayala, y Carolina Rivera también miembro del Concejo.

of-am

Facebook Comments