OPINION: Contrato para los taxis amarillos

OPINION: Contrato para los taxis amarillos
El autor es presidente del Comité de Transporte del Consejo de la Ciudad de Nueva York, donde reside
Hoy hablaremos de los proyectos de ley 854, 855 y 856, que tienen como objetivo anivelar el campo de juego de los taxis amarillos y los vehículos por contrato [ó for-hire, FHV como son conocidos en inglés].
Tienen la intención de regular a los vehículos por contrato [ó black cars) a algunas de las mismas reglas que los taxis amarillos: (1) crear un límite de 1,000 vehículos por contrato autorizados por la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) por base, (2) requerir que la mitad de todos los taxis negros con licencia de la Comisión de Taxis y Limusinas -incluidos aquellos que utilizan compañías basadas en aplicaciones- sean accesibles a las personas con discapacidad para 2025, y (3) requiera que la Comisión de Taxis y Limusinas estudie, entre otras cosas, los posibles efectos adversos sobre la calidad de vida, la congestión del tráfico, la congestión en las aceras, la disponibilidad del estacionamiento, el ruido y el medioambiente cuando una base de taxis negros nueva o reubicada o una base de limosina de lujo solicita una licencia para operar.
Esta no es la primera vez que discutimos algunas de estas medidas. Esta audiencia es la continuación de una conversación y una larga lucha .
En los próximos años, se predice que las compañías de FHV pondrán en circulación decenas de miles de vehículos. La situación actual donde los FHV pueden crecer sin limitaciones, estudios de impacto ambiental o requisitos de accesibilidad no tiene sentido.
Las recientes tragedias de propietarios de medallones suicidándose por la desesperación total han servido como un impactante llamado de atención al estado calamitoso del medallón.
Los proyectos de ley que presentaré hoy no tratan de salvar una industria. Ellos tratan de hacer justicia por los muchos propietarios de medallones que ponen su confianza en un mercado que creamos y que ahora tienen que valerse por sí mismos. Estos medallones representaban matrículas universitarias, comprar una casa y seguridad económica para la jubilación. Para muchos, los medallones representaban el sueño americano.
También elevo mi voz hoy para apoyar a nuestros taxistas de “livery” y todas las pequeñas bases que han sido perjudicados y que necesitan un tremendo apoyo de todos nosotros también. Estoy abierto a discutir mis proyectos de ley con cualquier parte interesada de la industria y tomaré sus comentarios muy en serio.
Ha sido mi posición desde hace mucho tiempo que puede haber un lugar para todos en nuestra industria de “for-hire” y taxis. Nueva York es una ciudad de oportunidades e innovación. Sin embargo, la situación actual de reglas desiguales es injusta.
Espero ansiosamente la discusión de hoy, el testimonio del TLC y aquellos del público que testificarán.

 

Facebook Comments